Tratamientos de la Osteoartritis

Hay dos objetivos principales en el tratamiento de Osteoartritis (OA):
· Reducción del dolor (cojera)
· Minimizar la progresión del deterioro de las articulaciones

Los fármacos empleados en la OA se pueden clasificar en dos grupos generales:

GRUPO 1:  Fármacos aplicados para el control del dolor y la inflamación

Antiinflamatorios no esteroides  (AINES)
Los AINES pertenecen a diferentes grupos que no guardan relación química entre sí, pero tienen un mecanismo de acción común, la inhibición de la síntesis de prostaglandinas (PGs) inflamatorias por bloqueo de las enzimas ciclo-oxigenasas (COXs) (Malone, 2002; May & Lees, 1996). Su utilización prolongada está asociada con efectos gastrointestinales y renales adversos y degeneración del cartílago articular. Este mecanismo de acción tiene efecto analgésico en los pacientes pero su principal desventaja es la permanencia de Citokinas proinflamatorias y enzimas con efecto lítico en la cavidad articular (Verde, 2008).


De este grupo las más utilizadas son las drogas antiinflamatorias no esteroides (AINES) de uso sistémico como Flunixina, Ketoprofeno, Firocoxib o Meloxicam entre las más comunes y los antiinflamatorios esteroides de administración como Acetato de Metil Prednisolona, Triamcinolona, Betametasona y Dexametasona.

Antiinflamatorios esteroides (Glucocorticoides)
Este grupo de fármacos evitan la liberación de ácido Araquidónico desde la membrana celular por lo tanto inhiben el desarrollo de la cascada inflamatoria, pero su desventaja radica en que además inhiben los procesos de síntesis de matriz cartilaginosa. Por lo tanto la administración local de antiinflamatorios esteroides es útil en presencia del proceso inflamatorio y por ese motivo se utiliza solamente en períodos agudos o de reagudización (Foland et al., 1994; Frisbie et al., 1997; Labens et al., 2007; McIlwraith et al., 2010; Vandeweerd et al., 2015).

GRUPO 2: Modificadores de la OA (MOAS)

Drogas utilizadas para la modificación de la evolución de la OA (Sánchez, 2002; Labens et al., 2007). Estas sustancias detienen o retardan la destrucción de los tejidos articulares y promueven su recuperación. Son de acción lenta ante la disminución de la sintomatología asociada con la enfermedad.

En este segundo grupo se encuentra:
• Precursores de GAGs (glucosaminoglicanos): la Glucosamina
• GAGs no sulfatados: el Ácido hialurónico
• GAGs sulfatados: el Condroitín sulfato
• GAGs polisulfatados
• Análogo a los GAGs polisulfatados: Pentosan polisulfato 

Bibliografía

Carter, J.; Kent, G.; Lane, J. et al. Managing Equine Joint Inflammation. Compendium Equine Edition, v.3A, p.2-15, 2007 (Suppl.2)
Fernandes, J.C.; Martell-Pelletier, J.; Pelletier, J.P. The role of cytokines in osteoarthritis pathophysiology. Biorheology, v.39, n.1-2, p.237-246, 2002.
Frean, S.P.; Abraham, L.A.; Lees, P. In vitro stimulation of equine articular cartilage proteoglycans synthesis by hyaluronan and carprofen. Research in Veterinary Science, v.67, p.181-188, 1999
May, S.A.; Lees, P. Nonsteroidal anti-inflamatory drugs. In: McIIwraith C.W.; Trotter G.W. (eds). Joint disease in the horse. Philadelphia: WB Saunders Company, 1996. p.223-237.
Schlueter, A.E.; Orth, M.W. Futrther studies on the ability of glucosamine and chondroitin sulphate to regulate catabolic mediators in vitro. Equine Veterinary Journal, v.36, n.7, p.634-636, 2004.
Vaz, A. Double-blind clinical evaluation of the relative efficacy of ibuprofen and and glucosamine sulphate in the management of osteoarthritis of the knee in outpatients. Current Medical Research Opinion, v.8, p.145-149, 1982.

Construyendo conocimiento